Oświęcim y alrededores 

Oświęcim y alrededores 

widok na rynek w Oświęcimiu z ratuszem

Oświęcim y sus alrededores son una región extraordinariamente interesante que sin duda merece la pena visitar. La diversidad cultural y natural proporcionará a cada exigente entendido en escapadas de vacaciones muchos placeres. 

Marcada por una historia difícil, Oświęcim es hoy una ciudad de numerosas iniciativas pacifistas. Como lugar de encuentro de personas de diferentes nacionalidades, convicciones y religiones ayuda a construir un futuro libre de violencia y de guerras. Gracias a un diálogo abierto multirreligioso y multicultural cumple su misión de «Ciudad de la Paz».

En Oświęcim y las localidades cercanas todo el mundo encontrará algo que le interese, desde visitar lugares de valor histórico, como museos y lugares de culto, pasando por descansar de forma activa en el seno de la naturaleza, hasta degustar la cocina regional.

¡Paisajes y terrenos que merece la pena visitar!

En las cercanías de Oświęcim encontramos numerosos viveros de peces, montículos de loess y zonas forestales. Además de la flora única relacionada con el gran número de masas de agua, hay también aquí terrenos aprovechados para la agricultura y bosques de ribera de olmos, así como de alisos y fresnos. 

El Valle de la Carpa en Zator, es decir, una cuenca de cría de carpa real, reúne unas condiciones ideales para la vida de especies poco comunes de peces y aves. El porrón pardo, el martinete común, el fumarel cariblanco, el charrán común y el avetoro común son incuestionables objetos de interés de los aficionados a la fotografía de una naturaleza única. 

Los hábitats únicos a escala europea de aves y plantas en peligro de extinción presentes en el municipio de Oświęcim contribuyeron a la inclusión de esta zona en la estructura de la Red Ecológica Europea Natura 2000. Por ese motivo la protección de la diversidad biológica se convirtió en el objetivo principal de las actuaciones relacionadas con esto. Las regulaciones de la Zona Natura 2000 incluyen, por ejemplo, al Valle del Bajo Soła, caracterizado por valiosas formaciones de bosque de galería de sauces y álamos, así como los estanques de Brzeszcze, que fascinan por el inalterado corredor ecológico del Alto Vístula. En los terrenos del Valle del Soła es posible encontrar numerosas especies de magníficos animales, por ejemplo, la nutria, el tritón crestado, el sapo de vientre de fuego, el aspio o el barbo, y todo en un entorno de brazos muertos y una vegetación única que cubre los pedregales de los arroyos. 
Tras las huellas de sacrum...

La región de Oświęcim puede enorgullecerse de una larga lista de monumentos de carácter sagrado, algunos de los cuales se encuentran en la Ruta de la Arquitectura de Madera.
Uno de los más interesantes edificios sagrados, y al mismo tiempo uno de los más conocidos, es la Sinagoga Chewra Lomdei Misznajot de Oświęcim. Es una huella palpable de la comunidad judía, que antes de la Segunda Guerra Mundial suponía más de la mitad de toda la población de la ciudad. Las culturas judía y cristiana se interpenetraron en este lugar y los vestigios de esto son visibles hasta hoy día. 

La historia del Santuario de la Madre de Dios del Socorro de los Fieles en Oświęcim se remonta a los comienzos de la iglesia salesiana del siglo XIV y el Santuario de la Virgen de Fátima en Trzebinia atrae a los fieles por la figura milagrosa traída desde Fátima en el año 1962. La iglesia de San Nicolás de Chrzanów alberga bajo sus muros criptas en las que se enterraba a funcionarios de la corte, ilustres burgueses y antiguos propietarios de Chrzanów. La renacentista iglesia de San Adalberto y San Jorge de Zator es un punto obligado para los aficionados a la arquitectura antigua, al igual que la iglesia de la Madre de Dios de Częstochowa en Mętków, que recuerda a Karol Wojtyła como vicario, cuando la iglesia todavía estaba en Niegowić. En Oświęcim y sus alrededores hay más edificios de culto de este tipo, de madera o de madera y albañilería, como la iglesia de San Nicolás de Polanka Wielka, la iglesia de San Bartolomé de Poręba Wielka, la iglesia de San Lorenzo de Grojec, la iglesia de San Martín de Jawiszowice, la iglesia de la Santísima Virgen María de Monte Carmelo de Głębowice, la iglesia de San Andrés de Osiek o también la iglesia de San Andrés de Graboszyce

Estando en Oświęcim no nos podemos olvidar de la Capilla de San Jacinto, que recuerda la tradición dominicana, o el Santuario Mariano de Płoki, con un valioso icono de la Madre de Dios. A su vez, la barroca iglesia de San Juan Cancio de Kęty, que recuerda a los comienzos del siglo XVIII, fascina con su fachada de una sola nave, su bóveda de cañón y su bello altar principal. Si estamos en los alrededores merece la pena demás ver la iglesia de San Simón y San Judas Tadeo Apóstoles de Nidek y la iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz de Płaza. 
Seguro que todos estos edificios sagrados cautivarán con su belleza a todo el que se decida a visitarlos y la historia que esconde cada uno de ellos interesará a más de un turista. 

Castillos 

Siguiendo por la ruta de las residencias históricas merece la pena visitar el Castillo de Oświęcim. Sus años de esplendor se corresponden con el siglo XIV, cuando desempeñaba la función de residencia de los duques Piastas. Ardió en el año 1503 y, por orden del rey Alejandro Jagellón, se reconstruyó en el siglo XVI. Durante los siglos siguientes fue reconstruido en numerosas ocasiones, gracias a lo cual su forma actual es una admirable combinación de diferentes estilos arquitectónicos. Las ruinas del Castillo Lipowiec en Wygiełzów están localizadas en una colina caliza de altura 362 mnsm. Antiguamente el Castillo desempeñaba la función de residencia de los obispos de Cracovia, hoy es un excelente punto de observación, desde el cual podemos admirar una panorámica de la contigua reserva de la naturaleza «Lipowiec». El renacentista Complejo de Palacio y Parques de Młoszowa es a su vez un lugar ideal para pasear por un parque poblado de árboles antiguos y visitar la atractiva parte del palacio y la capilla contigua. 

Museos 

Los museos ayudan a comprender mejor la historia y la cultura de la región. Uno de los lugares que deben verse es el Antiguo Campo de Concentración y Exterminio Alemán Auschwitz-Birkenau en Oświęcim. Una visita a este lugar incitará sin duda a reflexionar sobre los trágicos acontecimientos del periodo de la Segunda Guerra Mundial. Cada año se celebra aquí una ceremonia que conmemora la liberación del campo de exterminio, durante la cual suena con fuerza la voz de los Supervivientes. El Museo de Auschwitz-Birkenau fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, lo que constituye una confirmación de su carácter excepcional.

Hoy Oświęcim es el centro de numerosas iniciativas pacifistas, un lugar de encuentro de personas de diferentes nacionalidades, independientemente de su religión y convicciones. Poco a poco la ciudad se está convirtiendo en un símbolo de diálogo abierto, multinacional y multirreligioso, entre otros motivos gracias a la actividad del Centro Judío de Oświęcim, que organiza numerosos eventos culturales y científicos. A su vez la Asociación de Romaníes de Polonia brinda a los visitantes la posibilidad de conocer las ricas tradiciones y la cultura romaní, que constituyen un elemento de la historia de la región.

¿Qué más merece la pena ver? Es digno de atención el Castillo de Oświęcim. En este lugar, gracias a las exposiciones dedicadas a diferentes épocas históricas, conoceremos los 800 años de historia de la ciudad. Estando en la Plaza del Mercado de Oświęcim merece la pena visita el Museo del Ayuntamiento, localizado en un edificio de la segunda mitad del siglo XIX. Todos los días, a las doce del mediodía en punto, se puede escuchar desde aquí el sonido de un toque de trompeta. Si estáis en los alrededores, paraos un momento y escuchad un fragmento de una polonesa de Aleksander Orłowski.

¡Lugares monumentales como este, y que al mismo tiempo incitan a una reflexión sobre el pasado, hay muchos más en Oświęcim y sus alrededores! Recomendamos visitar el Edificio señorial del siglo XVI y la Casa de Urbańczyk en Chrzanów, el Museo de la Extinción de Incendios de Małopolska en Alwernia, el Museo Aleksander Kłosiński en Kęty y también el Museo de la Beata Madre Małgorzata Szewczyk en Oświęcim. También brindan interesantes atracciones el Ecomuseo del Valle de la Carpa, el Parque Etnográfico del Vístula en Wygiełzów y Jakob Haberfeld Story vodka museum & music pub, a saber, un museo donde antes se encontraba una famosa fábrica de vodka y licores.

Descanso activo, es decir, unas buenas vacaciones en la Depresión de Oświęcim

¡La abundante flora y fauna y el relieve del terreno crean unas condiciones perfectas para el descanso activo! El relax en el seno de la naturaleza es una forma agradable de pasar el tiempo libre y el gran número de variadas rutas a pie y en bicicleta animan al descanso activo.

La bicicleta es una idea perfecta para pasar el tiempo libre, especialmente con vistas a utilizar las rutas que discurren por las cercanías de valiosos lugares históricos. La ruta por los caminos papales al Valle de la Carpa lleva  por numerosas atracciones y la aventura completa comienza y termina en Wadowice, es decir, la ciudad natal de Juan Pablo II. La ruta ciclista del Valle del Soła es un recorrido elegido por frecuencia por familias con niños. Conduce por una región agradable para la vista y el espíritu, en la que es posible relajarse y descansar con éxito de la gris cotidianidad. Encontraréis todas las rutas ciclistas de Oświęcim y los alrededores en la página narowery.visitmalopolska.pl.

Al elegir los senderos naturales «Maurycy» o «Marynin» tendréis la oportunidad de admirar pintorescos paisajes de la región de Oświęcim. Estas rutas discurren cerca de masas de agua que constituyen un tesoro de los más valiosos valores naturales para la región. Merece también la pena recorrer las pintorescas rutas de las Perlas Verdes de Trzebinia. Los buscadores de «tesoros» pueden concentrarse sin obstáculos en la consecución de trofeos participando en las búsquedas de la Ruta de los Radwan. Una visita a la Aldea bajo la roca de Bolęcin proporciona una interesante diversión de temática histórica para toda la familia, mientras que la visita a Molo Resort en Osiek es un verdadero relax para los sentidos. Unas vistas inusuales y el murmullo del agua garantizan la tranquilidad y hacen que el descanso en esta zona cargue las pilas por mucho tiempo. 

Los aficionados a los descensos en kayak deberían acercarse al Valle de la Carpa, donde rodeados de una naturaleza virgen podrán entregarse a su pasión deportiva. Todo el que valore los paseos en estilo nordic walking puede elegir el grado de dificultad del recorrido y disfrutar de las maravillosas vistas de esta pintoresca región. Los aficionados a la pesca pueden disfrutar de la oferta de numerosas pesqueras y un paseo por el Bulevar del Soła en Oświęcim es el objetivo de los que descansan mejor envueltos en el relajante murmullo del río. 

¿Cómo pasar el tiempo?

Oświęcim sorprende con una amplia oferta de eventos culturales en los que merece la pena participar. El ciclo de conciertos en la Ruta de la Arquitectura de Madera bajo el nombre Música Hechizada en Madera anima a pasar los fines de semana estivales entre las perlas de la arquitectura de madera y las presentaciones artísticas del Festival Otoño de Oświęcim invitan a pasarlo bien juntos. El Mercado del Gobernador del Castillo, es decir, una fiesta al aire libre del Museo del Castillo de Oświęcim, reproduce tradicionalmente la realidad de épocas pasadas, acercando a los visitantes la historia de la ciudad. Los conciertos organizados con ocasión de las Jornadas de la Ciudad de Oświęcim dan fama a esta región en toda Polonia. El Parque Etnográfico del Vístula en Wygiełzów invita regularmente a talleres de oficios y artesanía popular en el marco de Etnomania y durante el Patatal de Lipowiec pueden probarse especialidades culinarias de antiguos tiempos. También vale la pena incluir en el calendario la Fiesta de la Carpa, que seducirá a todo aquel que valore las bondades culinarias regionales. 

¡Los sabores de la región de Oświęcim reconfortarán a todos los aficionados a los manjares regionales! Estando en los alrededores se debe probar la exquisita Carpa de Zator, la patata al estilo pastor, la sopa ácida al estilo de Przeciszów y el Pan Revel. También merece la pena degustar los caramelos de leche de Zator, buchta bolęcińska (dulce de masa con levadura), parzybroda mirowska (sopa de col) y hulajda (sopa de setas). Ya los propios nombres de estos platos despiertan interés y su sabor seguirá siendo un misterio hasta el momento en que los probemos. La Ruta de los Gastrónomos de Małopolska  es una forma ideal de conocer más de cerca la región de Oświęcim a través de su cocina. 

A los amantes de los parques de atracciones les suministrarán adrenalina lugares como Energylandia o Zatorland, donde toda la familia pasará el tiempo de forma activa en zonas temáticas especialmente dedicadas. 

Multimedia