Atrás

Armenios

Armenios

 La tierra materna de los armenios era Armenia, que en los siglos X-XII sufrió invasiones de los turcos selyúcidas, y luego la invasión de los mongoles. Esto dio lugar a una emigración masiva de la población. Armenia adoptó el cristianismo en el siglo IV,  como religión del estado. La iglesia autónoma de Armenia se constituyó en el siglo V, tras la decisión de rechazo del Concilio de Calcedonia, y la adopción de la doctrina teológica de monofisismo. El rito armenio es similar al griego, pero la lengua de la liturgia fue grabar – el armenio clásico. Los armenios llegaron a Polonia ya en el siglo XI, pero la mayor afluencia se debe a la conexión de Ruś Halicka a Lviv. En 1356 el rey Casimiro el Grande ratificó la autonomía religiosa, administrativa y judicial de los armenios, y nombró Lviv la sede de obispado de la iglesia armenia. Los armenios vivían sobre todo en las ciudades como: Lviv, Kamieniec Podolski, Zamość, Stanisławowo. Adoptaron el derecho común (Datastanagirk) transferido de Armenia. Durante el reinado de Segismundo se constituyó el denominado Estatuto Armenio basado en Datastanagirk, que lo combinaba con las disposiciones de la legislación polaca. Fue completado con decretos de Juan II Sobieski. Fue un intento de regular los conflictos étnicos debido tanto a la posición privilegiada, como también la particularidad de los armenios, y se mantuvo vigente hasta el final del siglo XVIII. Los armenios se dedicaban sobre todo al comercio con el Este, de donde importaban los productos de lujo, contribuyendo así a la orientalización de la cultura polaca. Era un grupo educado, rico, que con tiempo se polonizaba. En el período de entreguerras Lviv siguió siendo el centro cultural y religioso de los armenios, junto con Kuty, ciudad conocida como "la capital de los armenios polacos", donde se han conservado de la forma intacta las tradiciones armenias y el idioma. Durante la Segunda Guerra Mundial, la gran parte de armenios fue asesinada, y los que sobrevivieron fueron trasladados a los territorios recuperados. Después de la guerra los armenios comenzaron a organizarse, en principio alrededor de la Iglesia Católica Armenia, luego también en las organizaciones seculares. En 2006 el obispo metropolitano de Varsovia, ordinario de la Iglesia armenia, nombró la Fundación de Cultura y Patrimonio de los Armenios Polacos, en Cracovia se estableció la Asociación Cultural Armenia. Existen tres parroquias armenias, en Gdańsk, Varsovia y Gliwice. La arquidiócesis de Cracovia forma parte de la parroquia en Gliwice, donde el párroco es el padre Tadeusz Isakowicz-Zaleski. En Cracovia un jachkar - "cruz de piedra votiva", situado al lado de la iglesia de San Nicolás en la calle Kopernika es un recuerdo de los Armenios polacos. Conmemora a los armenios que vivían en Polonia, los asesinados en Turquía en 1915, las víctimas del Ejército Insurgente Ucraniano, así como los sacerdotes armenios que perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial. Cada año, el 6 de enero en la iglesia del Inmaculado Corazón de María en Cracovia se celebra una solemne misa en rito armenio. En la Jornada de la Memoria del Genocidio Armenio el 24 de abril en la iglesia de San Nicolás en Cracovia se celebra una misa solemne.

Reproducir Reproducir