Atrás

Jurgów

Jurgów

El pueblo de origen de la madre del padre Tischner, en el que él mismo cuando era niño a menudo pasaba sus vacaciones. “Es allí donde aprendí el dialecto y la costumbre montañesa” – así describió el pueblo de Jurgów, situado a 18 km de Łopuszna, pasados los años. Tomó como ejemplo a su abuelo Sebastian Chowaniec, que describía como una persona con mucha calma, distanciada del mundo, pero con una gran habilidad de comprender a los demás. Estimaba mucho también a su tío Sebastian Chowaniec – el hermano más pequeño de su Madre. Jurgów es un pequeño pueblo situado en el distrito de Tatra. Fue fundado en 1546. Durante su historia el pueblo se encontraba bajo el dominio de distintos soberanos. Se encuentran aquí: una antigua iglesia de madera, una casa rústica de madera que actualmente alberga un museo. En Jurgów se encuentra también un aserradero propulsado por agua, que sigue operando. Antiguamente Jurgów era un pueblo muy avanzado técnicamente. Aparte del aserradero, se encontraban aquí tres molinos, un batán y una central hidroeléctrica, todos utilizando la energía producida por el agua del río Białka, o el canal “Przykopa”, construido especialmente para propulsar las instalaciones arriba mencionadas. Desgraciadamente, no todas se han conservado hasta hoy en día. Gracias a su ubicación única, el pueblo se convirtió en un destino turístico, por lo que el número de turistas durante la temporada, tanto de verano, como de invierno, a menudo supera el número de los habitantes. Jurgów atrae a los turistas también con sus numerosos monumentos interesantes. El monumento más antiguo del pueblo es la iglesia construida de madera de abeto, de San Sebastián y Nuestra Señora del Rosario. Al lado de la iglesia se encuentra un campanario de piedra, construido en 1881. En la bifurcación de caminos se encuentra una típica posada de Jurgów “Zagroda Sołtysów (La finca de los Alcaldes)” construida en 1861 – la sucursal del Museo de los Tatra en Zakopane, en la que se presentan interesantes utensilios antiguamente utilizados a diario por los habitantes de Jurgów. En el claro “Pod Okólne”, sobre las orillas del río Białka, en las inmediaciones de la frontera del país, se desprende un conjunto de chozas de pastores, extraordinario por su tamaño, que actualmente se utiliza muy raramente. 

La ruta cultural “Siguiendo las huellas del padre Tischner en Podhale”
Reproducir Reproducir